CONTROL DE CALIDAD DE LA ENERGÍA
 
 

Las diversas incidencias que ocurren en la red se traducen en perturbaciones que en ocasiones daños más o menos frecuentes que hay que evitar. Estas incidencias pueden ser, desde causas naturales como el impacto de un rayo, como debidas a la operación de la red, en casos tan comunes como la apertura o cierre de interruptores, la conexión de bancos de condensadores, etc.

Las propias empresas eléctricas han de intentar reducir en lo posible el impacto de las alteraciones existentes, asesorando a sus clientes sobre la forma más correcta de utilizar la energía eléctrica, especialmente en receptores que generen perturbaciones.

Los frabricantes de receptores tienen que diseñarlos y fabricalos para que su utilización no altere la compatibilidad electromagnética entre la red a la que se van a conectar y los equipos a ella conectados.

Los propios usuarios tienen que preparar y explotar sus instalaciones, teniendo en cuenta las caracteristicas de la red a la que se van a conectar, su entorno electromagnético y los requerimientos de inmunidad de sus propias instalaciones.

 

 

Cuando se habla de calidad en la distribución de energía eléctrica, se debe prestar atención a tres temas:

  1. Continuidad del suministro. Se ocupa del número de interrupciones que sufren los usuarios del suministro, así como de la duración.
  2. Calidad de la onda. Considerada como un producto, y que hace referencia a la parte técnica, es decir, que tiene que ver con las caracteristicas de la señal eléctrica, recogida en la norma UNE-EN 50160 "Caracteristicas de la tensión eléctrica proporcionada por los sistemas de distribución".
  3. Calidad de atención al cliente. Hace referencia a la parte administrativa de contratación.
<<Atrás